La Leyenda

hace muchos años, según la leyenda, un destello iluminó el cielo. sierra sur de oaxaca, se escuchó un rugido y se vieron caer “ojitos de fuego” por todos lados. uno de ellos hizo un pequeño cráter, que un maestro mezcalillero decidió usar para cocer sus piñas de espadín y produjo así, el mejor mezcal que la región jamás había probado. “¿cómo lo hizo?”, le preguntaban, y el viejo solamente respondía: “Cayó del cielo.”

[1] habitantes de las margaritas, oaxaca. con un supuesto fragmento del meteoro (ca.1902)

[2] un hombre cargando una piña de agave espadín frente al legendario horno cónico. hoy en día.